• Nutrióloga Priscila Guzmán

¡Estalla confusión por nuevo etiquetado frontal!

Por: Lic. en Nut. Priscila Guzmán Rodríguez


Todavía no es primero de octubre y algunas empresas se han adelantado en el “cumplimiento” del nuevo etiquetado frontal, esto ha traído confusión entre la población no solo porque los nuevos octágonos negros causan cierta alarma inicial, sino porque los han encontrado en productos que aparentemente se han presentado como “saludables”. Lo más reciente es la triple alerta que se encontró en la caja de tostadas saníssimo: exceso de calorías, exceso de azúcares y exceso de grasas saturadas; independientemente de que después se corrobora que no corresponde a las tostadas horneadas que normalmente en consulta recomendamos a los pacientes, sino a su versión de arroz inflado cubierto de chocolate, es endeble ser más críticos con los productos que se expiden en el mercado y proveer información de calidad al consumidor.

Mi inquietud no surge a partir de la sarta de memes que han germinado a partir de ello, sino de reconocer el objetivo del nuevo etiquetado y promoverlo entre la población. Escribir este post es resultado de las dudas generadas por muchos pacientes que manifiestan inquietud al respecto, de amigos cercanos que me consultaban y claro, sin duda, mi familia. Por lo anterior solo quiero aclarar de manera breve lo que debemos saber para promoverlo y escindir tal confusión.

La primera cosa es tener manejo real de lo que nos dicta la NOM 051, específicamente del punto 4.5.3.4. que corresponde al sistema de etiquetado frontal.

El segundo punto desencadena del primero. Es necesario explicar que debido a la nueva modificación se ha establecido como norma regulatoria colocar octágonos de color negro (en los productos que así lo requieran) en donde se pueda identificar fácilmente el excesivo contenido de calorías, azúcares, grasas saturadas, grasas trans y sodio; según la regulación deberán ir ordenados de izquierda a derecha en el orden mencionado anteriormente; así como las leyendas: “contiene cafeína, evitar en niños” o “contiene edulcorantes, no recomendable en niños”.

Tercero, todos los octágonos de advertencia están indicando el exceso en 100gr o 100ml de producto, por regulación esa es la cantidad a considerar. A nivel industrial no se puede considerar solo una porción, cuestión que es necesario explicarlo al paciente.

Cuarto, debemos hacer énfasis en la razón por la que se eligen estos cinco octágonos y en que momento se considera exceso. Exceso de calorías cuando por cada 100gr de producto representa cerca del 25% del total para una dieta promedio de 2000 calorías, sin embargo, sabemos que al tener un requerimiento individual, esto podría representar hasta el 50% de la ingesta diaria en muchas personas; exceso de azúcares cuando por cada 100gr de producto se acerca a los 25gr que se recomiendan (máximo) por día, representando a largo plazo elevación en concentraciones séricas de glucosa o resistencia a la insulina; exceso de grasas saturadas y trans, cuando por cada 100gr de producto se acercan al 10% recomendado (OMS) en las primeras y 1% en las segundas, representando riesgos cardiovasculares; exceso de sodio cuando representa por cada 100gr de producto del 25-50% de la recomendación diaria (OMS) que no debe exceder los 2gr por día (lo correspondiente a 5gr de sal por día) desencadenante de hipertensión arterial y otros problemas coronarios.

Por último, haré análisis del producto desacreditado que circula en redes sociales: arroz inflado con chocolate Saníssimo. Tamaño de la porción: 1 pieza (25gr) – por cada 100gr de producto nos aporta 432 calorías, las cuales son excesivas si se considera que representan el 20% de una dieta promedio de 2000 calorías; por cada 100gr de producto, 44gr de azúcares, lo que excede la recomendación que indica no sobrepasar los 25gr por día; exceso de grasas saturadas, pues por cada 100gr de producto aporta 12gr, superior a la recomendación que no debe exceder el 10% de las grasas totales, ¿se dan cuenta? Justo corresponde a los 3 octágonos, ¡no es incorrecto! Sin embargo, la idea no es comer los 100gr de producto, sino fomentar estrategias de educación nutricional que ayuden a la población en el manejo de porciones.


El primero de octubre esta regulación será obligatoria para todas las empresas, surgirán más dudas y confusiones, eso es un hecho, por lo que es nuestro deber fomentar el pensamiento analítico para informar de la manera correcta sin caer en sensacionalismo.

322 vistas0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo