• Fomento de Nutrición y Salud

Estilo de vida saludable en respuesta a las tendencias de crecimiento de diabetes en México.


Artículo tomado de: Agenda 2019

MN Margarita García Campos NC

La diabetes mellitus, mejor conocida como diabetes, es un padecimiento crónico donde la glucosa en sangre se mantiene elevada ya sea por la nula o deficiente producción de insulina (hormona encargada de transportar la glucosa hacia las células del organismo para su utilización en forma de energía).

Actualmente se considera que la diabetes es un verdadero problema de salud pública en todo el mundo, aproximadamente 500 millones de personas viven con esta enfermedad, siendo los países en vías de desarrollo los que contribuyen con el mayor porcentaje de pacientes. Estudios en los últimos años demuestran la necesidad de medidas determinantes y específicas por todos los ámbitos de la sociedad, encaminadas no solo a la atención sanitaria, sino en la prevención a corto y largo plazo. La urgencia surge no solo por la elevada morbilidad (enfermedad discapacitante) y morbilidad que representa, sino por el impacto que ejerce en indicadores de productividad y desarrollo económico. Se ha estimado que la esperanza de vida de individuos con diabetes se reduce entre 5 y 10 años.

De acuerdo a información recabada por la Encuesta Nacional de Salud y Nutrición Medio Camino 2016 (ENSANUT MC16), el 9.4% de los adultos entrevistados (8.4% de los hombres y 10.3% de las mujeres) reconocieron haber sido diagnosticados con diabetes por un médico; dicho porcentaje fue mayor al reportado en las dos encuestas previas: ENSANUT 2012 (9.2%) y ENSANUT 2006 (7.2%). En la ENSANUT más reciente (2016), la mayor prevalencia de diabetes diagnosticada se encontró en los adultos mayores de ambos sexos (60 a 79 años).

Asimismo, se encontró que el diagnóstico previo de diabetes fue mayor en mujeres que viven en las ciudades (especialmente en el centro del país) con respecto a las localidades rurales, mientras que en los hombres fue a la inversa, sobre todo en la región del sur.

En la ENSANUT MC 16, el 87.8% de los pacientes diagnosticados, refirió recibir algún tratamiento (con insulina y/o hipoglucemiantes) para controlar su enfermedad; dichas cifras también han aumentado al paso de los años con respecto a las encuestas anteriores. También se les cuestiono sobre la medición de la hemoglobina glicosilada (15.2%) y microalbuminuria (4.7%) en el último año; el 20.9% de la muestra había contado además con revisión de los pies. Con respecto a las complicaciones asociadas a la diabetes se encontró: visión disminuida (54.5%), daño en la retina (11.2%), pedida de la vista (9.95%), ulceras (9.1%), amputaciones (5.5%), perdida de sensibilidad en los pies (41.2%), cansancio al caminar (20.4%), hospitalización mayor a 24 horas (16.0%), haber acudido a un servicio de urgencias en el último año (14.8%) y haber presentado hipoglucemia que requirió atención (10.3%). Finalmente se determinó que el 46.6% de los pacientes encuestados no realiza medidas preventivas para evitar o retrasar la aparición de las complicaciones asociadas a la enfermedad.

Según datos estimados por la Federación Internacional de Diabetes (IDF por sus siglas en ingles), en el Atlas 2017 se encuentra asentado que México se encuentra entre los diez primeros países con mayor número de personas (de ambos sexos, entre 20 y 79 años) con diabetes; las estimaciones apuntan que en 2017 las cifras oscilaban en 12 millones mientras que para 2045 esta cifra se duplicara con 21.8 millones de individuos según las últimas proyecciones. Con respecto a la intolerancia a la glucosa (hiperglucemia por encima del intervalo normal, sin alcanzar los niveles de diagnóstico de diabetes), para 2017 se estimaron 12.1 millones de adultos y para los próximos 28 años se calcula que el número llegara a 20.6 millones en todo el país.

Se ha determinado que aproximadamente la mitad del total de adultos con diabetes a nivel mundial, no están conscientes de tener la enfermedad. En México entre 2.2 y 5.4 millones (es decir 37.4%) de personas con diabetes no han sido diagnosticadas, lo cual representa un gran reto, ya que en la medida en que los nuevos casos se diagnostiquen oportunamente, las posibilidades de evitar complicaciones fatales, así como la disminución de gastos relacionados con el tratamiento disminuyen.

Con respecto a los gastos sanitarios (los cuales contemplan tanto servicios de salud curativos como preventivos), en 2017 México destino 19 mil millones de dólares para el tratamiento de la diabetes en adultos.

Con el panorama hasta ahora descrito, queda clara la necesidad de promover un estilo de vida saludable en pacientes que viven con diabetes. La Asociación Americana de Educadores en Diabetes (AADE, por sus siglas en inglés), desde hace algunos años ha insistido en la importancia de fomentar conductas de auto cuidado. A continuación se enumeran los 7 comportamientos propuestos:

  1. Alimentación: un factor determinante en el control de la diabetes es comer adecuadamente, existen diferentes herramientas a partir de las cuales es posible hacer orientación alimentaria.

  2. Ejercicio: además de los beneficios que conlleva para la salud física, permanecer activo es clave en el estado anímico de los pacientes.

  3. Auto-monitoreo: en la medida que los pacientes están comprometidos y se hacen cargo de sí mismos, se ha observado mayor adherencia al tratamiento; una acción clave es la medición con regularidad de los niveles de glucosa en sangre.

  4. Medicamentos: conocer el efecto de los fármacos y establecer estrategias que garanticen que los pacientes toman oportunamente sus medicamentos, es fundamental para evitar complicaciones.

  5. Actitud positiva: la adaptación al nuevo estilo de vida a través de técnicas de relajación e incorporación gradual de cambios, permite aprender a vivir con la enfermedad.

  6. Resolución de problemas: poder enfrentar retos cotidianos; un paciente que se conoce e identifica los cambios que va experimentando, garantiza una mejor calidad de vida.

  7. Reducción de riesgos: distinguir entre acciones cotidianas recomendables y aquellas contraproducentes, así como la revisión periódica, ayuda a los pacientes a mantener un buen estado de salud.

Es importante que cualquiera que sea el modelo de atención que se decida seguir en el tratamiento de los pacientes con diabetes, este debe estar centrado en el propio paciente. Existe basta evidencia sobre la relevancia de la participación activa del enfermo y su familia, ya que en ellos recae casi la totalidad de los cuidados.


Bibliografía

Shamah-Ley T, Cuevas-Nasu L, Rivera-Dommarco J, Hernandez-ÁVILA M. Encuesta Nacional de Salud y Nutricion de Medio Camino 2016. Cuernavaca, México: Instituto Nacional de Salud Pública.

International Diabetes Federation (IDF). Diabetes Atlas, 8th ed. 2017.

American Association of Diabetes Educators (AADE) Position Statement. AADE 7 self-care behaviors, 2014.

119 vistas

La Tienda del Nutriólogo

Tienda física: Mariano Matamoros #1303, Colonia Universidad, Toluca, Estado de México. Tel. (722) 212 9272

Horario COVID (hasta próximo aviso)

Lunes a Viernes de 11 a 17 hrs. 

Sábados de 10 a 15 hrs.

Asesoras de ventas:

Ale: WhatsApp: 722 268 2580

Danny:WhatsApp: 722 198 6322

Aviso de privacidad