• Fomento de Nutrición y Salud

La importancia de la alimentación en el control de la diabetes.


Artículo tomado de: Agenda 2020

MN Margarita García Campos NC

La diabetes es una enfermedad crónica de origen multifactorial la cual requiere de un tratamiento integral, donde la alimentación juega un papel determinante. En los últimos años ha habido un incremento en el número de casos en todo el mundo; se estima que en la actualidad en nuestro país hay alrededor de 12 millones de adultos con este padecimiento.

Existen diferentes tipos de diabetes, entre las más comunes esta la diabetes tipo 1, la diabetes gestacional y la diabetes tipo 2, la cual representa aproximadamente el 90 por ciento de los casos de esta enfermedad.

Aunque como se mencionó las causas de la diabetes son diversas, hay una relación importante entre esta, el sobrepeso y la obesidad, además del origen étnico y los antecedentes familiares. Entre los factores dietéticos destacan un régimen deficiente tanto en frutas y verduras como en cereales integrales y, en contraposición, elevada en azucares simples y grasas saturadas.

La intervención en nutrición está compuesta por una serie de acciones definidas y enfocadas a resolver el problema; en este caso, mantener el control glucémico y disminuir el riesgo de presentar complicaciones asociadas a través de una dieta correcta y atractiva para el paciente.

Debido a la importancia que ejerce un estilo de vida saludable, que se caracteriza por una dieta correcta y actividad física constante, diferentes organizaciones se han dado a la tarea de establecer lineamientos para su abordaje y tratamiento.

La Asociación Americana de Diabetes (ADA, por sus siglas en inglés) establece diferentes metas en la terapia nutricia para los pacientes diabetes o en riesgo:

  • Contemplar las necesidades nutrimentales de cada individuo tomando en cuenta los recursos, preferencias personales y culturales.

  • Establecer un plan individualizado, prescrito por un especialista en nutrición, que permita el control de la glucemia y del peso corporal, a través de opciones de alimentos saludables en porciones adecuadas. Incluir un plan de actividad física gradual que contemple ejercicio aeróbico y de resistencia, de acuerdo con la capacidad del paciente, así como sus preferencias.

En aquellos pacientes que presentan sobrepeso y diabetes, se recomienda la prescripción de una dieta hipoenergética que contribuya a la reducción gradual del peso corporal, ya que existen múltiples evidencias que demuestran un mejor control de la enfermedad en personas con un peso saludable. Se considera una pérdida de peso exitosa aquella de entre un cinco a 10 por ciento del peso corporal inicial y que continúe de manera sostenida, hasta lograr la meta planeada.

Con respecto de las recomendaciones particulares de energía y nutrimentos, la ADA establece:

  • Energía: la dieta debe proveer el aporte energético suficiente para alcanzar y mantener un adecuado estado de nutrición (en función de edad, género y estado de salud) del paciente. No hay una distribución ideal única de los diferentes nutrimentos; esta debe ser siempre individualizada.

  • Hidratos de carbono: a través de fuentes con bajo índice glucémico como: verduras y frutas frescas, leguminosas y cereales integrales, en vez de alimentos y bebidas con azúcar añadida. Hay herramientas como el Sistema de Alimentos Equivalentes, que facilita el conteo de los gramos de hidratos de carbono que proporciona cada grupo y así es posible regular su aporte durante el día.

  • Proteínas: si la función renal es normal, no hay evidencias que sugieran modificar el aporte de este nutrimento, pero se deben incluir alimentos con proteínas de alto valor biológico.

  • Lípidos: más allá del valor energético total, la evidencia actual apunta hacia promover una dieta mediterránea (rica en ácidos tanto grasos poliinsaturados como monoinsaturados). La inclusión de pescados, por ejemplo sardina o salmón y oleaginosas como las nueces es recomendable para prevenir problemas cardiovasculares. El consumo de grasa saturada y colesterol debe ser similar al resto de las personas. De ser posible, deben evitarse los ácidos grasos trans, también llamados grasas hidrogenadas o aceites vegetales parcialmente hidrogenados, los cuales se producen tras la transformación química de un aceite vegetal.

  • Sodio: la ingestión recomendada es de 2300 mg/día, pero en caso de hipertensión arterial debe restringirse aún más.

  • Vitaminas y nutrimentos inorgánicos: la recomendación es la misma que para la población en general.

  • Alcohol: su consumo aumenta el riesgo de hipoglucemia, por lo que en caso de consumirse debe ser con particular moderación.

  • Edulcorantes no nutritivos: en general se consideran “seguros” si no se abusa de ellos. La Federación Internacional de Diabetes (IDF por sus siglas en ingles), publico nuevas guías sobre dieta correcta para la población en general. A continuación se enuncian los aspectos más relevantes:

  • Preferir agua simple, té o café, en vez de refrescos, jugos y otras bebidas azucaradas.

  • Consumir al menos tres raciones de verdura al día (es especial hojas verdes) y de 1-3 raciones de fruta fresca al día.

  • Optar por panes, arroz y pasta integrales sobre los refinados.

  • Incluir cortes magros de carne blanca (ave o pescado) en vez de carnes rojas o procesadas.

  • Utilizar en forma moderada aceites vegetales (oliva, canola, maíz, girasol) en vez de grasa animal (mantequilla, manteca), aceite de coco o palma, en la preparación de alimentos.

Aunque no existe suficiente evidencia que apoye la prescripción de suplementos, en especial de vitaminas y nutrimentos inorgánicos para personas con diabetes, estos pueden considerarse dentro de algunos planes de forma individualizada. En la actualidad se presentan diferentes fórmulas especializadas para el paciente con esta enfermedad.

Es importante insistir que no existe “la dieta para el paciente con diabetes”, sino que son personas que viven con esta enfermedad y que deben adecuar su estilo de vida, en especial su alimentación, a su condición particular, para evitar complicaciones y lograr una mejora calidad de vida.

A la entrevista motivacional se le considera hoy una herramienta psicoeducativa útil en la orientación de los pacientes, ya que ello facilita la comprensión y aceptación de la propia condición; y potencia las habilidades y experiencias adquiridas, lo cual permite encontrar soluciones a los problemas cotidianos, asi como favorecer un cambio de actitud que resulte favorable y permanente.



Bibliografía

International Diabetes Federation. Recommendations for managing type 2 diabetes in primary care, 2017.

Standards of Medical Care in Diabetes. Diabetes Care 2018; 41 (suppl 1).

International Diabetes Federation (IDF). Diabetes Atlas, 8th ed. 2017.

284 vistas

La Tienda del Nutriólogo

Tienda física: Mariano Matamoros #1303, Colonia Universidad, Toluca, Estado de México. Tel. (722) 212 9272

Horario COVID (hasta próximo aviso)

Lunes a Viernes de 11 a 17 hrs. 

Sábados de 10 a 15 hrs.

Asesoras de ventas:

Ale: WhatsApp: 722 268 2580

Danny:WhatsApp: 722 198 6322

Aviso de privacidad