Nutrición y Disfagia

Los problemas anatómicos o fisiológicos para deglutir, o disfagia, crean un trastorno con el paso normal del alimento de la cavidad bucal al estómago. La deglución requiere de 5 10 segundos y de 3 fases para complementarse: bucal, faríngea y esofágica. El procesamiento bucal incluye todas las actividades musculares, movimientos mandibulares y movimientos linguales que contribuyen a preparar el alimento para su deglución.

A mayor edad, hay más facilidad en los cambios fisiológicos sutiles en la función deglutoria, y las enfermedades relacionadas con la edad (accidente cerebrovascular y demencia) son factores significativos en la presencia y gravedad de la disfagia. Los signos de posible disfagia incluyen tos con las comida, atragantamiento, babeo o acumulación de alimentos. Solicitar una evaluación completa al terapeuta del lenguaje; un trago de bario puede revelar aspiración asintomática. La videofluoroscopia es la valoración estándar. La Tabla 7-5 lista las preguntas que deben hacerse acerca de la dificultad para deglutir. La Figura 7-3 muestra un árbol de decisiones para los posibles diagnósticos etiológicos de la disfagia.

La ingesta inadecuada, pérdida de peso, deficiencias de nutrimentos, trastornos nutricionales proteicoenergéticos y deshidratación pueden ser resultado de una disfagia prolongada. En niños con trastornos del desarrollo, el tratamiento específico para el diagnóstico de alteraciones de la alimentación suministra una mejoría notoria del consumo de energía y el estado nutrimental.

TABLA 7-5 Preguntas regulares en la evaluación de la disfagia

Describir cualquier dificultad para deglutir.

1. ¿La deglución es más difícil para solidos o líquidos o ambos?

2. ¿Cuánto tiempo ha tenido esta dificultad para deglutir?

3. ¿Tiene pirosis junto con la dificultad para deglutir?

4. ¿La deglución es dolorosa?

5. ¿Tiene dolor en el pecho?

6. ¿El alimento se atora cuando deglute?

7. ¿Se atraganta o tose con la deglución?

8. ¿Es muy sensible a la temperatura (sobre todo a alimentos y bebidas fríos)?

9. ¿Ha perdido peso?

10. ¿Ha ingerido recientemente algún cuerpo extraño o sustancia corrosiva?

La disfagia se clasifica como bucofaríngea, si se debe a la disfunción de la faringe y esfínter esofágico superior, o esofágica si se debe al mal funcionamiento del esófago. La Tabla 7-6 lista las causas frecuentes de disfagia. Es indispensable consultar con el personal de la salud y el nutriólogo para establecer el tratamiento óptimo.

Intervención

Objetivos

  • Corregir cualquier deficiencia nutrimental (Sura et al., 2012). Prevenir las ulceras por presión, si es relevante.

  • Evitar el atragantamiento y la broncoaspiración de alimentos y bebidas.

  • Promover el mantenimiento del peso corporal o ganarlo en caso de pérdida. En pacientes con cáncer de cabeza y cuello, la anorexia y la disfagia son factores que afectan el resultado de los tratamientos (Kubrak et al., 2010).

  • Promover el mantenimiento del peso corporal o ganarlo en caso de pérdida. En pacientes con cáncer de cabeza y cuello, la anorexia y la disfagia son factores que afectan el resultado de los tratamientos. (Kubrak et al., 2010).

  • A menudo se espesan los líquidos para mejorar el control del bolo (Chichero,2013). Individualizar la dieta con base en la consistencia identificada por el terapeuta del lenguaje (néctar o jarabe, miel, pudines).

  • Prescribir los cambios mínimos de consistencia necesarios para la deglución segura; nótese que el sabor y la ingesta se deterioran conforme se aumenta la consistencia, sin importar el agente espesante.(Chichero,2013).

  • Vigilar la aparición de signos no controlados de disfagia, como la acumulación de alimento en la boca.

  • En algunos casos es preciso administrar líquidos ligeros. Modificar los tipos de dietas para disfagia en relación con el grado de alteración; mejorarlas cuando el paciente pueda aceptarlas.

  • Sensación de saciedad temprana y aumento de la sed con los líquidos cada vez más espesos (Chichero,2013). Para personas con secreciones bucales viscosas o boca seca, licuar los alimentos antes de servir; utilizar consomé, jugo o agua. Proveer alimentos con mayor contenido de agua para que la hidratación sea adecuada.

  • Dentro de lo posible, apoyar la independencia en la dieta. Proporcionar alimentos que estimulen el reflejo de deglución.

  • Alentar la intervención conductual y la acupuntura para reducir la disfagia. La estimulación eléctrica faríngea reduce el tiempo de transito faríngeo (Geeganage et al., 2012).

Alimentos y Nutrición

  • En caso necesario, el individuo puede alimentarse por vía enteral. Quizá sea necesaria la alimentación por sonda (AS) en casa, según el trastorno médico y la causa de la disfagia.

  • En comparación con la alimentación por sonda nasogástrica (NG), la gastrostomía endoscópica percutánea (GEP) reduce las fallas terapéutica y la hemorragia gastrointestinal, aumenta el suministro de alimento y mejora la concentración de albumina (Geeganage et al., 2012).

  • La complementación nutrimental aumenta el aporte de calorías y proteínas, y reduce el riesgo de ulceras por presión (Geeganage et al., 2012).

  • Si se requiere nutrición parenteral total (NPT), debe valorarse de manera constante la posibilidad de introducir mejor una sonda gástrica o incluso una dieta oral.

  • El seguimiento de un protocolo, lineamiento clínico o algoritmo mejora el control de la disfagia.

  • En caso de disminución de la saliva, remojar los alimentos con pequeñas porciones de líquido y consumir grasas adicionales, salsas ligeras y caldos.

  • Calcular las necesidades en aproximadamente 30 a 35 kcal/kg. Considerar una ingesta de proteínas de 1 a 1.5 g por kg, para asegurar su idoneidad y evitar la pérdida de masa corporal; se deben vigilar las áreas cardiaca, hepática y renal.

  • El espesamiento de los líquidos no garantiza la prevención de la aspiración; es más importante la higiene bucal adecuada (Shi et al., 2013; Coker et al., 2013)

  • Se pueden usar hojuelas de papa para espesar algunos guisos y carne. El cereal de arroz infantil también es un espesado económico. Los purés de frutas son asimismo útiles para espesar jugos y algunos postres.

  • La mayoría de los pacientes tolera una dieta regular con vigilancia estrecha.

  • En caso de que no se consuman granos integrales, frutas o verduras, vigilar si hay deficiencias de fibra y vitaminas A y C.

  • Evitar bebidas alcohólicas, líquidos y bebida en extremo calientes o frías.

  • Evitar alimentos que puedan causar atragantamiento o que son difíciles de manejar; jugos y alimentos ácidos, alimentos secos o crujientes, como galletas saladas y frituras, pescado con espinas, carnes ahulados como el bistec, alimentos adherentes como mantequilla de cacahuate o plátanos, alimentos en purés muy líquidos que son fáciles de aspirar, alimentos con consistencia variable, bebidas demasiado dulces que agravan la sialorrea, bebidas edulcoradas, pan seco en emparedados.

  • Abstenerse de los alimentos que puedan aspirarse con facilidad, como palomitas de maíz, apio, piña y otras frutas o verduras con pulpa fibrosa.

  • Cuando haya sensación bucal atenuada, colocar los alimentos en las partes más sensibles y recomendar alimentos fríos.

  • Para formar un bolo alimenticio más cohesivo en la boca, servir con consistencias semisólidas.

  • Si la boca esta en extremo seca, no consumir alimentos ácidos y recomendar alimentos suaves a temperatura moderada.

  • En caso de reflejo de deglución retrasado o ausente, el consumo de alimentos condimentados y a temperaturas extremas puede ayudar a excitar los nervios necesarios para mejorar la función. Puede ser útil un cierto espesamiento de los líquidos. También se recomiendan alimentos cohesivos que no se deshagan con facilidad.

  • El salvado finamente triturado en el cereal, la fibra en polvo y los productos altos en fibra para alimentación por sonda pueden ayudar a aliviar el estreñimiento.

Interacciones entre alimentos y fármacos

Fármacos de uso común y sus posibles efectos secundarios

  • Si hay saliva espesa y jadeo, puede recomendarse saliva artificial como la glicerina de limón.

  • La papaína o los jugos cítricos sirven para adelgazar las secreciones.

  • Sin importar el agente espesante que se use, esto afecta la biodisponibilidad del agua, pero si la de los fármacos (Chichero,2013).

Hierbas medicinales, productos botánicos y complementos

  • Las hierbas medicinales y los productos botánicos no deben usarse sin consultarlo con el médico.

  • Es importante enfatizar que ningún complemento o dieta cura la disfagia.

Educación, atención y cuidado de la nutrición

  • El cepillado dental después de los alimentos disminuye las caries; se debe promover un cuidado bucal optimo (Shi et al., 2013).

  • Ofrecer sugerencias para cambios específicos en la preparación de alimentos (p. ej., añadir salsas ligeras, caldillos, etc.) y cortar o picar en trozos los alimentos a fin de mejorar el control del proceso de deglución.

  • Recomendar la revisión periódica de cambios de las capacidades de deglución para identificar una disminución en fase temprana, o eliminar restricciones cuando esto sea posible.

  • Vigilar los factores de calidad de vida y ajustarlos cundo sea factible.

  • Después de un accidente cerebrovascular, la intervención conductual y la acupuntura reducen la disfagia; la estimulación eléctrica faríngea reduce el tiempo de transito faríngeo (Geeganag et al., 2012).

Educación del paciente: enfermedad transmitida por alimentos

  • Si es necesaria la alimentación por sonda, enseñar los procedimientos sanitarios y de aseo apropiados.

Referencias

Cichero Ja. Thickening agents used for dysphagia management: effect on bio

140 vistas

La Tienda del Nutriólogo

Tienda física: Mariano Matamoros #1303, Colonia Universidad, Toluca, Estado de México. Tel. (722) 212 9272

Horario COVID (hasta próximo aviso)

Lunes a Viernes de 11 a 17 hrs. 

Sábados de 10 a 15 hrs.

Asesoras de ventas:

Ale: WhatsApp: 722 268 2580

Danny:WhatsApp: 722 198 6322

Aviso de privacidad