• Fomento de Nutrición y Salud

OBESIDAD: una costosa y compleja epidemia.

Fátima Masse.

(Consultora en salud pública del Instituto Mexicano para la Competitividad).

La epidemia de la obesidad amenaza el bienestar y la economía de una gran parte de los mexicanos. En 2016, la Encuesta Nacional de Salud y Nutrición (ENSANUT) mostró que 62.4 millones de personas de más de 5 años de edad sufrían sobrepeso y obesidad. El exceso de peso preocupa por ser el principal factor de riesgo modificable para el desarrollo de las tres primeras causas de muerte en México: enfermedades cardiovasculares, diabetes mellitus y algunos tipos de cáncer. (1)

Este problema empieza en la infancia, permanece en la pubertad y se exacerba en la vida adulta. Uno de cada tres niños y adolescentes tiene sobrepeso u obesidad. Sin embargo, a partir de los 20 años esta prevalencia se duplica, hasta alcanzar una tasa de más de 70%.1 (2) En 2016, esta tasa fue mayor para mujeres adultas (75.6%) que para hombres (69.4%).

La epidemia de obesidad tardó varios años en alcanzar una dimensión suficiente para ser declarada emergencia sanitaria. (3) Entre 2000 y 2012 la tasa conjunta de sobrepeso y obesidad en adultos creció cerca de 10%, pasando de 61.8% a 71.2%. No obstante, aunque en 2016 esta prevalencia fue de 72.5%, el aumento no es estadísticamente significativo. Esto se puede interpretar como que en los últimos 4 años el crecimiento de la prevalencia conjunta empieza a detenerse.

Estas elevadas tasas posicionan a México como el país de la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económicos (OCDE) con la mayor proporción de sobrepeso y obesidad. En términos de obesidad, México se ubica en segundo lugar después de Estados Unidos de América. Sin embargo, la OCDE proyecta que la prevalencia de obesidad seguirá creciendo en nuestro país en los próximos 14 años, con lo que pasará de 32% en 2016 a 39% en 2030. (4)

Resolver la epidemia de obesidad no es tarea fácil. Sus causas son multifactoriales y no existe una entre “bala de plata” para controlarla o abatirla. Además, sus acciones deben ser de largo alcance para lograr transformar estilos de vida. En ese sentido, la alimentación juega un papel fundamental en esta lucha.

Una publicación del Instituto Nacional de Salud Pública (INSP) muestra que la alimentación de los mexicanos dista de ser adecuada. Más del 50% de la población de más de 1 año

consume poca fibra (87% por debajo de la recomendación del Instituto de Medicina de Estados Unidos de América y las de México) y demasiadas azúcares y grasas (60% y 92% respectivamente por encima del límite superior establecido por la Organización Mundial de la Salud). (5) Por su parte, aunque la lactancia materna exclusiva se duplicó entre 2012 y 2015, pasando de 14.4% a 30.8%, su prevalencia sigue estando por debajo del promedio mundial (43%). (6)

Pese a estos hallazgos, pareciera que la población desconoce a ciencia cierta cuáles son los estilos de vida que podrían revertir el sobrepeso y obesidad. Según la ENSANUT 2016, 61% de la población adulta consideró que su alimentación es saludable y 67% se visualizó como físicamente activa, mientas que solo el 34% consideró que comer saludablemente ayudará a evitar enfermedades y 6% a reducir gastos médicos. En particular, las primeras 2 cifras contrastan con la prevalencia de sobrepeso y obesidad que supera el 70%.

Mayor conciencia por parte de la población, así como una mejor orientación alimentaria podrían tener un efecto considerable sobre los patrones de consumo de alimentos y bebidas. Los investigadores concluyen que las preferencias, las cuales están motivadas por la educación y conocimientos nutriológicos, son un factor clave para la toma de decisiones que los consumidores toman en las tiendas (7).

Hay que reconocer que la administración gubernamental en curso ha desarrollado una batería de políticas para controlar la epidemia de obesidad, la cual incluye medidas para influir en las preferencias de los consumidores. Es clave que estos esfuerzos continúen con una visión de largo alcance para evitar que las consecuencias económicas sean insostenibles. No obstante, es necesario evaluar los resultados y el impacto de estas acciones y, si es necesario, corregir el rumbo o hacer ajustes. Para concretar este objetivo IMCO tiene 3 propuestas:

1. Dar continuidad a la Estrategia Nacional para la Prevención y Control de Sobrepeso, la Obesidad y la Diabetes. La obesidad y sus enfermedades asociadas son un problema de salud pública con implicaciones socioeconómicas trascendentales para el país. El próximo presidente deberá reconocer la importancia de reconocer este problema, e incluso definir objetivo más ambiciosos que su predecesor.

2. Mejorar los mecanismos de evaluación de las políticas contra la obesidad. Actualmente, el Consejo Asesor del Observatorio Mexicano para Enfermedades No Transmisibles (OMENT), además de divulgar periódicamente datos e información útil para la materia, abre un espacio único para la discusión multisectorial. Sin embargo, no existen mecanismos claros de cómo los acuerdos alcanzados se traducen en cambios de política pública. Tampoco hay indicadores puntuales sobre los avances o resultados de las acciones que mandata la Estrategia, no procesos normales para la mejora continua de dichas acciones.

3. Fortalecer el primer nivel de atención para tratar a los pacientes obesos de forma integral. En 2014, las instituciones de salud públicas solo contaban en promedio con 3.25 nutriólogos y promotores de la salud por cada 10 médicos. (8)

En dichas instituciones, las consultas médicas son de relativamente corta duración (en 2016 la duración mediana de las consultas en el IMSS, ISSSTE y los Servicios Estatales de Salud fue de 20 minutos).

Los nutriólogos y los promotores de la salud son muy relevantes para educar a los pacientes y profundizar en los temas básicos para lograr un cambio de hábitos. Incrementar el número de este tipo de personal, así como generar incentivos para que los pacientes acudan con ellos, resulta muy relevante ante los recientes cambios en la Ley General de Salud para incluir la cirugía bariátrica, como tratamiento de la obesidad mórbida. Este tipo de cirugía solo debe practicarse en personas que viten conductas y actitudes que favorezcan la obesidad. De lo contrario, es muy probable que los resultados no sean óptimos, convirtiéndose en un desperdicio de los recursos públicos.

Referencias bibliográficas

1. Barquera, S., I. Campos, L. Hernández, y J. Rivera. Obesidad en adultos: Los retos cuesta abajo. 2012. Disponible en: http://ensanut.insp.mx/doctos/analiticos/ObesidadAdultos.pdf (Consultado el 20 de marzo de 2018)

2. Instituto Nacional de Salud Pública. Encuesta Nacional de Salud y Nutrición de Medio Camino 2016 Informe Final de Resultados. Disponible desde: https://www.gob.mx/cms/uploads/attachment/file/209093/ENSANUT.pdf

3. “Declara México emergencia sanitaria por diabetes y obesidad”. Periódico Excélsior. 14 de noviembre 2016. Disponible en: http://www.excelsior.com.mx/nacional/2016/11/14/1128140 (Consultado el 20 de marzo del 2018)

4. Organization for Economic cooperation and Development. Obesity Update 2017. [Internet] Disponible en: https://www.oecd.org/els/health-systems/Obesity-Update-2017-pdf (Consultado el 20 de marzo de 2018)

5. López-Olmedo N. et al. “Usuak Intake of Added Sugars and Saturated Fats us High while Dietary Fiber us Low in the Mexican Population”. The Journal of Nutrition 2016; 146 /suppl): 1856S-65S. htpps://doi.org/10.3945/jn.115.218214

6. Instituto Nacional de Salud Pública y UNICEF México. 2016. Encuesta Nacional de Niños, Niñas y Mujeres 2015 . Encuesta de Indicadores Múltiples por Conglomerados 2015. Disponible en: https://www.unicef.org/mexico/spanish/UNICEF_ENIM2015.pdf (consultado el 20 de marzo de 2018)

7. “A desert mirage. Food deserts may not matter that much”. The Economist. Print edition. March 8th, 2018.

8. Observatorio Mexicano de Enfermedades No Transmisibles. Datos del Sistema de Indicadores. Disponibles en: https://oment.uanl.mx/indicadores/

172 vistas

La Tienda del Nutriólogo

Tienda física: Mariano Matamoros #1303, Colonia Universidad, Toluca, Estado de México. Tel. (722) 212 9272

Horario COVID (hasta próximo aviso)

Lunes a Viernes de 11 a 17 hrs. 

Sábados de 10 a 15 hrs.

Asesoras de ventas:

Ale: WhatsApp: 722 268 2580

Danny:WhatsApp: 722 198 6322

Aviso de privacidad