• Fomento de Nutrición y Salud

PROMOVAMOS UN ESTILO DE VIDA SALUDABLE A TRAVÉS DE UNA BUENA NUTRICIÓN Y ACTIVIDAD FÍSICA.

MN Margarita García Campos NC


En México hay una amplia diversidad geográfica, cultural, económica y social. En los últimos años se ha presentado un aumento desmedido en la prevalencia de enfermedades no transmisibles. Entre los problemas de mayor relevancia esta la obesidad considerada como una epidemia que afecta a todos los grupos de población, en especial a adolescentes y adultos; otra es la diabetes, cuyas proyecciones apuntan que para 2045 en el país habrá más de 20 millones de personas con este mal.

Las Encuestas de salud y Nutrición (Ensanut) han permitido establecer políticas de salud pública y guías de práctica clínica que pretenden mejorar las condiciones de salud en general.

Los profesionales de la salud enfocados en el área de nutrición tenemos la misión de establecer orientación alimentaria y de activación física que promuevan mejoras en el estilo de vida. Algunas estrategias para la modificación de conductas y el logro de intervenciones exitosas contemplan:

o Establecer una relación empática con los pacientes , “pensar con ellos”:

A través de la entrevista motivacional es posible determinar los motivos, expectativas y sentimientos del paciente y conocer la etapa de cambio en que se hallan: desde la pre-contemplación hasta el mantenimiento. Al identificar pacientes en recaída, la evidencia sugiere una mayor utilidad al preguntar ¿Cómo paso? En vez de ¿Por qué sucedió? Así se facilita a esa persona entender que acciones le permitirán corregir las faltas sin generarle sentimiento de culpa.

o Establecer metas:

En un escenario ideal, estas deben ser planteadas por los propios pacientes; de no ser así pueden ser sugeridas por el especialista en salud, considerando las necesidades y gustos del enfermo, pero siempre con su consentimiento. Dichas metas deben tener las características siguientes:

o Específicas: ¿qué?

o Medibles: ¿cuánto?

o Alcanzables: ¿cómo?

o Relevantes: ¿por qué?

o Temporales: ¿cuándo?

Por ejemplo, si la meta planeada consiste en aumentar la hidratación, deben considerarse el propósito y beneficios (previene el estreñimiento y mejora el rendimiento físico); los medios para conseguirlo (identificar los momentos en que es posible consumir agua y tenerla accesible); cuál será el incremento gradual para lograr el objetivo (aumentar medio vaso al día hasta lograr dos litros diarios); tiempo en que se espera lograr dicha meta (dos meses).

Para lograr la mayor adherencia, el paciente debe identificarse plenamente con el tratamiento, entender los beneficios que le ofrece y hacerlo suyo. En la medida en que dicho plan se "diseñe la medida" será mayor la probabilidad de que el cambio positivo se vuelva permanente.

Otra estrategia que ha resultado favorable es el acompañamiento de los pacientes a través de mensajes personalizados de ánimo, sugerencias y recordatorios, ya que existe un mayor nivel de persuasión y comprensión cuando la información ofrece un significado personal.

Cuando el cambio de hábitos se realiza a nivel familiar los resultados son aún mejores.

Con respecto de la promoción de una buena alimentación, hay innumerables recomendaciones basadas en las características de la dieta correcta: completa, variada, suficiente, equilibrada, inocua y adecuada.

En los últimos años se ha relacionado la capacidad introspectiva o de auto observación como una herramienta útil para promover conductas saludables. El término "mindful eating" que implica gratificar la alimentación a partir de acciones en plena conciencia puede aplicarse a otras áreas, inclusive a la activación física.

Algunas recomendaciones y las estrategias sugeridas para llevarlas a cabo son:

- No saltarse el desayuno

o Ocho horas de sueño, prepararlo la noche anterior

- Comprar los alimentos necesarios

o Hacer una lista de lo requerido de acuerdo con los menús; evitar hacer compras con hambre

- Comer las cantidades requeridas

o Evitar distractores como celulares y pantallas; comer despacio, dar pequeños bocados, bajar el cubierto entre cada uno, masticar reiteradas veces, servir en platos de menor tamaño, dejar de comer cuando se perciba saciedad

- Enaltecer la elaboración de platillos

o Cocinar con buen ánimo, optar por alimentos y preparaciones nuevos y coloridos, presentaciones apetitosas

- Disfrutar al máximo la experiencia de cada tiempo de comida

o Percibir el aroma, sabor y textura de los alimentos; ambiente agradable y sin prisas (sentarse a una mesa dispuesta, con música suave y relajante, de preferencia en compañía); dejar alimentos favoritos al final

- Comidas fuera de casa

o Preferir preparaciones con menos grasa y azúcar, compartir platillos o solicitar medias raciones, pedir los sobrantes "para llevar"

- Limitar el consumo de grasa, azúcar y sal.

o Desalentar el consumo de botanas, frituras, aderezos a base de grasas, golosinas y bebidas azucaradas (en general productos industrializados) y sustituirlos por alimentos preparados en casa, potenciar el sabor a través de especias

- Preferir alimentos ricos en fibra

o Incluir abundantes verduras y frutas, de preferencia crudas y con cáscara, en cada tiempo de comida; optar por cereales y panes integrales, incluir leguminosas cocidas o secas en sopas, ensaladas y guarniciones.

- Aumentar el consumo de agua

o Tomar agua al despertarse, después del baño y antes de acostarse: mientras se realiza actividad física, agregar fruta (rodajas de cítricos) y /o hierbas (hojas de menta o yerbabuena) para realzar el sabor y no endulzar

Con respecto de la actividad física, hay múltiples beneficios: a nivel orgánico, por ejemplo, reduce el riesgo de enfermedades crónico-degenerativas, mejora la capacidad cardiaca y pulmonar, fortalece músculos, huesos y sistema inmunológico; además, aumenta la capacidad de trabajo tanto físico como mental.

El hábito de caminar por lo menos 30 minutos todos los días-lo que se relaciona con mejor calidad de sueño-, reduce nivel de ansiedad, dispara la creatividad e inclusive proporciona un sentido de autocuidado.

Algunos comportamientos deseables incluyen: limitar el uso de pantallas (televisión, computadoras, juegos de video), evitar instalarlas en las habitaciones de los menores, y promover por lo menos 1 hora de actividad física diaria.

Son diversas las razones por las que muchas personas no realizan algún ejercicio de forma regular, más allá de la voluntad personal. Estudios tanto en niños como en adultos demuestran que es importante determinar si la personalidad del paciente es más afín a disciplinas que se llevan a cabo en forma individual o si se desempeña mejor como integrante de un equipo.

El grado de competitividad también es importante.

Un factor trascendente para ejercitarse es que cualquiera que sea la elección está debe ser divertida. Resulta claro que el entusiasmo que genera llevar a cabo una actividad placentera facilita la adherencia y disminuye el esfuerzo que ello implica. Asimismo, se ha reportado que cuando la actividad es compartida en familia y se fomenta en etapas tempranas, se generan condiciones que facilitan la inclusión dentro de la cotidianidad.

Desde hace algunos años, la Comisión Nacional de cultura física y deporte (CONADE), ha señado guías encaminadas a la realización de actividad física tanto en diferentes niveles de educación básica como en el área laboral. Las rutinas propuestas pueden realizarse en forma fácil, en un espacio reducido y durante diferentes momentos de la jornada.

En el caso de la promoción de la actividad física, los profesionales de la salud debemos contar con herramientas que nos permitan identificar las posibles resistencias al cambio y acompañarlos en el descubrimiento de la Gama de opciones considerando gustos, disponibilidad de tiempo y recursos, tanto físicos como materiales, para que los pacientes tomen la mejor decisión.

Finalmente, recordaremos que comer es una necesidad vital pero también es un placer. El gusto debe ir de la mano del bienestar. En la medida en que logremos establecer intervenciones oportunas, recordar que estas deberán ser de carácter preventivo más que profiláctico.

Bibliografia

www.fns.org.mx (Cuadernos de Nutrición-Fomento de Nutrición y Salud)

www.eatright.org (American Dietetic Association)

www.mayoclinic.com (Healthy Lifestyle)

69 vistas

La Tienda del Nutriólogo

Tienda física: Mariano Matamoros #1303, Colonia Universidad, Toluca, Estado de México. Tel. (722) 212 9272

Horario COVID (hasta próximo aviso)

Lunes a Viernes de 11 a 17 hrs. 

Sábados de 10 a 15 hrs.

Asesoras de ventas:

Ale: WhatsApp: 722 268 2580

Danny:WhatsApp: 722 198 6322

Aviso de privacidad